Biodiversidad y Geología

La biodiversidad de Parque La Giganta es propia del matorral mediterráneo xerofítico, caracterizada por su adaptación y resiliencia a las condiciones semiáridas del valle del Aconcagua.

Flora

En el parque se han registrado más de 160 especies de plantas con un alto nivel de endemismo y estado de preservación. Encontramos extensas coberturas de arbustos como el colliguay (Colliguaja odorifera), guayacán (Porlieria chilensis), chagual (Puya alpestris) y la maravilla de campo (Flourensia thurifera)bosques de algarrobos (Neltuma chilensis) centenarios y flores geófitas, que colorean el parque en primavera, como el azulillo (Pasithea coerulea) y lagañosa ( Phycella ornata)

Asimismo, en La Giganta habitan 4 especies de cactáceas, como el quisco (Leucostele chiloensis) y el quisquito de las Coimas (Eriosyce coimasensis), un cactus microendémico del valle del Aconcagua.

Fauna

Parque La Giganta es un refugio de una rica diversidad de fauna adaptada a su ecosistema.

Se destacan numerosas especies de aves como la tenca (Mimus thenca), la turca (Pteroptochos megapodius), la chiricoca (Ochetorhynchus melanurus) y el picaflor gigante (Patagona gigas). También se encuentran aves rapaces como el águila mora (Geranoaetus melanoleucus), aguilucho (Buteo polyosoma) y el tucuquere (Bubo magellanicus )

Además, es hogar de mamíferos como el degú (Octodon degus) y el zorro culpeo (Lycalopex culpaeus). Asimismo, el cordón de Chacabuco, en el cual el parque está inserto, funciona como un corredor biológico para felinos como el gato andino (Leopardus jacobitus) y el puma (Puma concolor), contribuyendo a la conservación de la vida silvestre del valle del Aconcagua.

Geología y geodiversidad

Parque La Giganta cuenta con una extraordinaria geodiversidad. El macizo La Giganta, situado en el área central del Parque, se compone de rocas que datan del Cretácico Inferior, pertenecientes a la Formación Las Chilcas. Estas rocas sedimentarias marinas, como la caliza y mudstone, contienen oncolitos y estromatolitos, estructuras formadas por la actividad de microorganismos en ambientes marinos antiguos. Además, existen rocas volcánicas, como las andesitas y tobas, que son testimonio de antiguas erupciones y actividad volcánica.

En las zonas más altas del macizo, se encuentran rocas del Cretácico superior, conocidas como granodioritas, parte de la Super Unidad Illapel. Estas rocas se entrelazan con la Formación Las Chilcas, evidenciando transformaciones causadas por agua caliente subterránea.

Sobre la superficie del macizo, se pueden observar capas más recientes de tierra y rocas, denominadas depósitos aluviales y coluviales.

Desde una perspectiva geológica, el Parque pertenece al Dominio Estructural Central. Destacan estructuras como la Falla La Giganta y el Pilar o Horst de Panquehue, que muestran la dinámica y evolución del terreno a lo largo del tiempo.

 

 

Para más información: